sábado, 29 de julio de 2017

CÓMO NEGOCIAR UNA HISTORIA


Hola a todos. En esta parte abordaremos uno de los puntos más críticos en la vida del freelancers: La negociación.

Ese momento en que el intercambio de emails, o palabras, pasa al punto que se debe concretar un pago.

Uno de los grandes mitos es que el freelance siempre está en desventaja. Y la verdad, es que no siempre. Cuando un periodista autónomo tiene un nombre, se ha hecho un prestigio, y está en una zona donde muchos quisieran estar. Bueno, en ese momento, es el freelance el que está con la ventaja.


Pero claro, eso no siempre pasa. Y cuando uno está partiendo, el poder de negociación es menor. Eso se debe tener en claro. El Freelance es una carrera de largo aliento, donde se van subiendo peldaños. Y según el lugar donde estemos, y la experiencia ganada, es lo que podremos negociar. O lo que estaremos dispuestos a ceder.







¿Cuánto debo cobrar como periodista freelance?



Para los periodistas freelance, siempre será difícil marcar un precio de antemano. Casi siempre, en América Latina el precio lo ponen los medios. Te dicen: "Nos interesa, pero no tenemos mucho dinero". Acá recolectamos algunos consejos para que te van a servir de guía.
  • Cobra por proyecto o por hora: deberás evaluar si te conviene cobrar por hora o por proyecto dependiendo de lo que el medio te pida. Si ellos te piden algo, es más fácil pedir más que si tu estás ofreciendo. Cuando te ofrecen un trabajo más grande, se suele trabajar por proyecto y el precio del mismo dependerá de su dificultad y del tiempo que lleve, entre otros factores.
  • Analiza la complejidad y exigencia del trabajo: si te piden escribir un artículos, no tendrá el mismo costo uno de 5 páginas que uno de 20. También varía el costo dependiendo el medio en el que se publique, el tipo de artículo, si requiere investigación o deberás realizarla tú, etc. Considera todos los factores para poner un mejor precio.
  • Tu experiencia es un valor agregado: si recién comienzas a trabajar como periodista, es recomendable que no pongas precios muy elevados, porque podrá ser una razón para que tus clientes te abandonen. En cambio, si te dedicas a esto desde hace algún tiempo, tu experiencia es valiosa y por tanto debe ser pagada. Tendrás que manejar precios un poco más elevados.
  • Averigua los precios que se manejan en el mercado: para poder poner un precio acorde, deberás conocer qué es lo que suelen cobrar el resto de colegas. Hay medios que tienen tarifas fijas para colaboradores, infórmate de ellas. Conocer cuáles son los precios que se manejan en la realidad es la mejor guía para proponer tus propios precios y encontrar en equilibrio justo entre lo que debes cobrar y lo que es justo cobrar.
  • Calcula los gastos añadidos: este tipo de gastos suelen no considerarse, pero representan en ocasiones una importante suma de dinero. Dependiendo de la naturaleza del proyecto, estima si tendrás que gastar en traslados, alquiler de transporte, impresiones en papel, etc., y súmalo al presupuesto original con las especificaciones en cada casa.

  • Cobra tus gastos: si vendes una historia de un viaje, y te quieren pagar lo mismo que una nota de alguien que se quedó en la misma ciudad del medio, pide un plus por tus costos de viaje. Es probable que te digan que no, pero no pierdes nada con intentarlo. Y más en este caso, que tienes una razón justificada.


  • Valórate y se justo: elaborar un presupuesto acorde no es una tarea sencilla y depende de diversos factores, pero sobre todas las cosas debes tener presente que tu trabajo vale dinero. No regales lo que haces, ni tampoco pidas una suma que no es acorde a las tareas que deberás realizar. Deberás encontrar el equilibrio justo entre tu valor y lo que el cliente considera que vale el trabajo. 

  • No todo es dinero: eres un profesional, y tu trabajo vale. Pero debes entender que no todo se mide en dinero en efectivo. Es probable que un medio te quiera pagar con canje, con exposición, con reconocimiento. En esos casos evalúa bien, porque quizás puede ser una estafa. Pero, también, puede ser una gran oportunidad para tu despegue de freelance. 









5 recomendaciones para negociar un contrato freelance

La periodista estadounidense Clotilde Goujard estudió el tema freelance y diseñó un modelo de CINCO RECOMENDACIONES para negociar. Una vez más, la mirada de la realidad en Estados Unidos es muy diferente a la de América Latina. Sin embargo, sirve para hacerse una idea y sacar ideas que cada uno puede adoptar a su realidad específica.



Cuando eres periodista freelance, vender tus artículos puede llegar a convertirse en un auténtico reto, en una quimera. Cuando, por fin, lo consigues, te sientes el ser más dichoso del mundo, aunque, en realidad, las dificultades no han hecho nada más que empezar. Y es que es el momento de negociar las condiciones de trabajo, como el pago y otros detalles.
Hoy queremos hacernos eco de un artículo publicado por los compañeros de Ijnet red de periodistas internacionales que trata precisamente de cómo negociar un contrato freelance. Para ello, se han valido de las recomendaciones de Alicia Motluk, una periodista freelance veterana. Ahí van los 5 consejos a la hora de negociar un contrato:
1.- Lee el contrato. Puede parecer una obviedad, pero lo cierto es que más de una vez seguro que te has sorprendido a ti mismo firmando un documento sin apenas leerlo. Presta atención a cada una de las cláusulas, especialmente a las siguientes:
  • Pagos por cancelación. ¿Te imaginas que estás trabajando en una historia y te avisan los editores de que ya no la necesitan? Pues bien, para que tu trabajo no sea en balde, examina bien esta cláusula. La periodista recomienda exigir un cargo de cancelación del 75% si el artículo ha sido entregado y del 100% si este ha sido editado.
  • Plazo de pago. Que quede reflejado cuándo se efectuará el pago. Por ejemplo, tras 30 días de la entrega de un trabajo. Asimismo, puedes fijar cargos por la demora en el pago.
2.- Adecua la negociación al tipo de historia. Esto significa que, si la historia pudiese tener implicaciones legales, entonces, debería estar asociada a un contrato. En el caso de historias cortas, con un simple email bastaría.
3.- Guarda todos los emails. Los emails sirven como registro escrito, es decir, como pruebas. Por ello, es bueno que te acostumbres a incluir en el correo electrónico todo lo hablado por teléfono, por ejemplo, para que quede constancia.
4.- No temas exigir más. Para ello, valora cuál es la cantidad mínima que estarías dispuesto a percibir por la historia. A partir de ahí, puedes pedir más, ya que es posible que, contra todo pronóstico, acepten.
5.- Busca asesoramiento. Únete a un sindicato o asociación de periodistas. Formar parte de un colectivo siempre es mejor que andar en solitario. Además, encontrarás apoyo y también podrás compartir experiencias y puntos de vista con otros miembros.













  EL ARTE DE NEGOCIAR  

William Ury, autor de "Getting to Yes" (El camino hacia el sí), ofrece una explicación para llegar de manera simple (pero no fácil) a un acuerdo. Esto se aplica incluso en las situaciones más difíciles; desde los conflictos familiares hasta, tal vez, Oriente Medio. Si se fijan bien, también se aplica muy bien a la negociación de un freelance con un medio.












    TAREA   
-Hace una lista de tres cosas (una línea por cosa, no más allá de eso), que NO estás dispuesto/a a negociar.

-Hace una lista de tres cosas (una línea por cosa, no más allá de eso), que estás dispuesto/a a negociar.


La tarea se publica en la sección de comentarios.





Próxima sesión: 
-CLAVES PARA VIVIR DE FREELANCE
12:30 (México/Colombia/Perú)   13:30 (Chile)  14:30 (Argentina)



8 comentarios:

  1. 1.- No estoy dispuesta a negociar una paga o canje mucho menor a lo que vale mi trabajo.
    2.-No estoy dispuesta a aceptar condiciones de contrato que al final me perjudicarían, por ejemplo propiedades intelectuales indefinidas.
    3.- No estoy dispuesta a cambiar el enfoque o fondo de mi trabajo a algo que va en contra de mis principios solamente por vender.

    1.-Si estoy dispuesta a negociar una remuneración diferente siempre y cuando sea justa.
    2.- Si estoy dispuesta a negociar el tiempo de entrega mientas sea realista.
    3.- Si estoy dispuesta a negociar adaptaciones al tema de trabajo para mejor acomodar a los intereses de la publicación( siempre y cuando se cumpla el punto 3 de arriba).

    ResponderEliminar
  2. No estoy dispuesta a negociar
    El crédito del texto
    El tener que cambiar de enfoque hacia algo tendencioso
    El que quieran usar la información para beneficios políticos


    Estoy dispuesta a negociar
    El tiempo de realización y si requiere mayor profundidad
    El pago por trabajo, incluidos los viáticos
    El trabajar en equipo

    ResponderEliminar
  3. No estoy dispuesto a:

    -Trabajar gratis (salvo para un proyecto social o solidario).
    -Cobrar tarifas injustas, especialmente con historias que implican viajes/gastos/tiempo.
    -Regalar fotos a medios que pueden pagarlas (excepción: cuando se acuerda un precio total que es justo).

    Estoy dispuesto a negociar :

    -Reducir tarifas cuando publicas una “noticia” (no supone investigación, es un hecho muy puntual, se soluciona rápido).
    -Incluir fotos en el trato (si sé que el medio paga bien).
    -Incluir más fuentes, cambiar el enfoque (en casos puntuales y siempre que no tergiverse el tema del reportaje).

    ResponderEliminar
  4. No
    1. La fecha de pago.
    2. Omitir información o cambiar el ángulo de la historia si va en contra de su esencia.
    3. Rehacer la historia.


    1. El precio por un trabajo.
    2. La fecha de entrega de la historia.
    3. Canje (quizá)

    ResponderEliminar
  5. - Si voy a colaborar gratuitamente en un medio, no estoy dispuesta a que me limiten con fechas o me exijan más de lo que yo puedo controlar.
    - No estoy dispuesta a someterme a un editor que va a cambiar mi nota por algo a lo que no estoy a favor o que va muy en contra de mi moral.
    - No estoy dispuesta a someterme a la realización de reportajes de alto riesgo si no hay un respaldo legal detrás, tanto de seguridad como de publicación.

    - Sí estoy dispuesta a viajar por una investigación u otro.
    - Sí estoy dispuesta a escuchar: recibir críticas, correcciones, comentarios y opiniones de gente externa (no necesariamente editores) para mejorar mi nota.
    - Sí estoy dispuesta a negociar tiempo y dinero, siempre y cuando se ajuste a lo que fue la realización de la nota.

    ResponderEliminar

  6. No estoy dispuesto a negociar en cambiar el contenido de lo que vi o escuché en una crónica.

    No estoy dispuesto a negociar la firma de la crónica.

    No estoy dispuesto a negociar a trabajar gratis.

    Sí estoy dispuesto a negociar “ correcciones de formas”, pero no el contenido de lo que vi o escuché en una crónica.

    Sí estoy dispuesto a negociar el dinero por la obra, siempre y cuando crea que es justo.

    Sí estoy dispuesto a negociar que se pague un poco menos una nota con una fotografía tomada por mí, si no trabajo con un fotógrafo.

    ResponderEliminar
  7. No estoy dispuesta a negociar tarifas que habían sido establecidas desde el inicio.
    No estoy dispuesta a cobrar únicamente por el artículo, sin considerar fotos propias. Ambas deben tener un tarifario.
    No estoy dispuesta a cambiar declaraciones (alterarlas).

    Sí estoy dispuesta a considerar un canje como publicidad que signifique un beneficio para mí como freelance.
    Sí estoy dispuesta a negociar la fecha de entrega del artículo.
    Sí estoy dispuesta a escuchar críticas constructivas y aportes.

    ResponderEliminar
  8. No:
    -Cambio del enfoque de mi trabajo a algo que va en contra de mis principios
    - Uso de las historias para beneficios de políticos
    - La firma

    Sí:
    - La remuneración
    - La posibilidad de trabajar en equipo para trabajar mejor el tema
    - Colaboración sin pago (pero también sin alterar la historia)

    ResponderEliminar